Get Social With Us
¿Por qué la estrategia de marketing de Walt Disney diseñada en 1957 aún tiene vigencia? | Fiebre Creativa
21695
post-template-default,single,single-post,postid-21695,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Por qué la estrategia de marketing de Walt Disney diseñada en 1957 aún tiene vigencia?

Walt Disney es sin duda una de las marcas mejor posicionadas en la mente de los consumidores a nivel mundial, y la fortaleza de su branding se traduce en cifras millonarias que tienen como respaldo una estrategia de marketing creada hace casi 60 años.

publicidad disney

De acuerdo con datos de la propia compañía, durante el primer semestre de su ejercicio fiscal de 2015 sus ganancias alcanzaron los 4.290 millones de dólares, lo que representa un 14 por ciento más que el mismo periodo de 2014, a pesar de que el sector del cine bajo en sus ingresos 4 por ciento.

De forma particular, los ingresos del área de estudios de televisión crecieron 12 por ciento en dicho periodo, los parques de diversiones y centros vacacionales 7 por ciento y los productos de consumo 40 por ciento.

Los datos anteriores son consecuencia de una estrategia de negocio sólida que si bien se ha modificado con el paso del tiempo, tuvo su primera versión en 1957, tal como lo indican desde Kottke.org.

disney
Estrategia corporativa de Disney en 1957. Fuente: Kottke.org
Este gráfico permite ver con claridad la clave del éxito de la estrategia de la compañía de entretenimiento: El contenido y su correcto aprovechamiento.

Walt Disney se caracteriza por generar -desde sus producciones de cine- contenido relevante para su público objetivo, el cual funciona como tanto piedra angular como amplificador de otras áreas de negocio de la compañía como algunas publicaciones, los parques temáticos, licencias y otros productos de consumo.

Lo anterior, es sólo la primera parte de un círculo virtuoso ya que las ramas de negocio alternas a las producciones de cine funcionan a su vez como un vehículo publicitario para las cintas.

De esta manera, la gran lección de la estrategia de Disney no para en la creación de contenido relevante y de calidad diseñado al gusto de cada público objetivo, sino que además habla de la correcta capitalización del mismo en diferentes áreas de negocio que son parte de una estrategia integrada en donde todas las áreas funcionan como soporte e impulso entre sí.