Get Social With Us
Fiebre Creativa | Ley mordaza, premio a la comunicación publicitaria
21915
post-template-default,single,single-post,postid-21915,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Ley mordaza, premio a la comunicación publicitaria

Por increíble que parezca, la llamada Ley Mordaza ha originado la campaña más premiada de la historia de España. Frente al Congreso, se concentra una manifestación que no cesa. Quienes protestan no pueden ser reducidos, ni apresados; escapan de los límites establecidos por la nueva norma de protección de seguridad ciudadana, que ha entrado en vigor este mes.

“Un día hablando sobre la Ley, nos preguntamos: ‘¿Y si al final la única forma de manifestarse fuera mediante hologramas?”, recuerda Daniel Rodríguez, redactor de la agencia DDB, en conversación con EL MUNDO. Su cuestión contenía implícita la respuesta a la petición de la plataforma No somos delito, que quería “formar una corriente de opinión”, tal y como rememora José María Roca de Viñals, director general creativo de la campaña. “Visualicé un holograma irreductible frente a las autoridades”, continúa Daniel Rodríguez. Esa bombilla se encendió en octubre y la luz que les guio no tiene visos de apagarse.

Hologramas por la libertad, como se titula este trabajo ambientado junto a las fieras del Congreso, se ha encontrado recientemente con otros 16 leones -siete oros, seis platas y tres bronces recogidos en elFestival Internacional de Publicidad de Cannes-. Nunca antes una campaña española había obtenido tantos galardones en el certamen francés, cosecha que completa el fructífero paso de la campaña por el Festival El Sol: dos grandes premios y cuatro oros que dieron a Hologramas por la libertad el récord de reconocimientos de la cita iberoamericana de publicidad celebrada en Bilbao.

El esparadrapo, desde luego, no surte efecto sobre una imagen en tres dimensiones. Es más, las voces críticas contra la Ley de Seguridad ciudadana acaparan protagonismo, una y otra vez, en cada festival. Al menos 17.857 personas, las que accedieron voluntariamente a convertirse en hologramas a través de la web de la campaña, entienden como censura la nueva norma, que finalmente ha salido adelante.

Cristina Rodríguez, head of art en este trabajo de la agencia DDB, detalla cómo se articuló la proclama pedida por No somos delito: “La campaña se orquestó en dos fases. Creamos una web en la que invitábamos a la gente a hologramizarse y a dejar un grito y un mensaje sobre la Ley Mordaza. Luego, se les llevó a un rodaje para poder crear las capas de hologramas. En la grabación nos dimos cuenta, por ejemplo, de que no podíamos incluir todos los gritos, porque aquello terminaba como un batiburrillo, así que tuvimos que seleccionar unos pocos mensajes, como La Ley Mordaza es una amenaza“.

Ciudadanos, no actores

El equipo de DDB, con la ayuda en la producción de Garlic TV, tramitó un permiso para grabar en las afueras del Congreso, sin rastro aparente de manifestantes. Formaba parte de ese equipo Esteban Crespo, nomidano a los Oscar de 2014 al Mejor Cortometraje y ganador del Goya en la misma categoría dos años antes. La postproducción permitió ubicar luego en la Plaza de las Cortes a ciudadanos -no actores- de España, Francia, México, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Brasil, Argentina… Medios de comunicación como The New York Times, CNN, Le Monde, BBC, Reuters, Euronews, Chicago Tribune y The New Yorker se hicieron eco de tan singular protesta, que tuvo lugar el 10 de abril.

“Usamos una tela porosa, una gasa semitransparente de siete metros, sobre la que se proyectaba la grabación previa de los manifestantes”, indica Roca de Viñals. “La técnica en cuestión se llama pepper’s ghost y se ha utilizado para reproducir imágenes en conciertos, por ejemplo con Tupac Shakur y Michael Jackson después de su muerte”, apunta la responsable artística de Hologramas por la libertad.
La rebelión contra la Ley Mordaza promete guerra. “Nos han contactado de países como Egipto, Turquía y Canadá, interesados en manifestarse de la misma manera“, cuenta Daniel Rodríguez. “Son naciones que atraviesan problemas similares y en los que se quiere hacer ruido con protestas. La idea es ceder la técnica a través de creative commons para que pueda usarse en todo el mundo”, añade Cristina Rodríguez. De hecho, la agencia DDB no cobró por este trabajo a No somos delito, una plataforma formada por más de 70 de organizaciones en contra de la reforma del Código Penal, la Ley de Seguridad ciudadana y la Ley de Seguridad privada.

“También hemos hablado con el Museo de Ciencia de Londres. Quieren abrir un debate sobre el futuro de la sociedad y de la tecnología, y sobre cómo ésta puede darnos más libertad”. En una lucha de la que no se atisba el final, la Ley de Seguridad ciudadana ha prevalecido, pero la protesta se mantiene; basta con acceder a www.hologramasporlalibertad.org o con prestar atención a cualquier entrega de premios publicitarios.