Get Social With Us
Las marcas usan medios científicos para medir las emociones | Fiebre Creativa
21843
post-template-default,single,single-post,postid-21843,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Las marcas usan medios científicos para medir las emociones

Reconocimiento facial y otras soluciones tecnológicas

Uno de los métodos que se emplean, y uno que se está convirtiendo en, según señalan en The Drum, un ‘elemento intrínseco’ en la estrategia de marketing de las grandes marcas es el reconocimiento facial. Usando la tecnología, se estudia cómo reaccionan los receptores ante los mensajes viendo el comportamiento de su rostro. Como dice la sabiduría popular, la cara es el espejo del alma.

Además, las empresas empiezan a emplear estas tecnologías de reconocimiento facial combinadas con otras tecnologías que miden las respuestas del cuerpo de los consumidores a los mensajes para establecer las emociones que despiertan. El ’emotion tracking’, el seguimiento de las emociones, es por tanto más complejo y más completo y tiene en cuenta cada vez más valores y elementos. Por ejemplo, una compañía que se encarga de medir las respuestas emocionales de los consumidores, Realeyes, no sólo mide la respuesta que deja ver el rostro sino que además recoge datos sobre la atención que despiertan los mensajes y las pulsaciones del corazón para entender qué está generando el mensaje dentro del consumidor.

“Si estás sonriendo, podemos detectarlo”, explicaba en© PuroMarketing Contenido protegido una entrevista uno de los responsables de la firma, “Si estás ceñudo, eso indica confusión. Si levantas las cejas, eso es sorpresa. Pero por supuesto hay otras señales de otras partes de tu rostro que dan una lectura más sólida”, añade.
Los datos, además, se pueden cruzar con otras variantes, como las cuestiones demográficas, para así conseguir un perfil mucho más completo y complejo del consumidor.

Pero, ¿funciona realmente?

Aunque todos estos métodos son aún acusados de no ser completamente eficientes o a prueba de bomba. “Vemos un montón de errores enlos tamaños de las muestras, picos de fe en las interpretaciones y una falta de comprensión en la necesidad de medidas que cubran las respuestas cognitivas con las respuestas emocionales no conscientes, los patrones de respuesta y el impacto de marca”, apunta Elissa Moses, vicepresidentaejecitiva de neurociencia y ciencia del comportamiento en Ipsos.

Es decir, el mercado aún tiene que refinarse y tiene que ser mucho más eficiente a la hora de hacer ciencia de las emociones. Tiene que crear pruebas mucho más solventes y más eficientes y sobre todo tiene que crearse un paradigma