Get Social With Us
Fiebre Creativa | El diseño como identidad corporativa
22033
post-template-default,single,single-post,postid-22033,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El diseño como identidad corporativa

El British Design Council descubrió cómo medir correctamente la aportación del diseño en el valor del negocio. Durante 20 años monitorearon el desempeño económico de empresas que aseguraban no creer en el diseño como valor y empresas que sí creían en él. Descubrieron que las firmas que apuestan por tener una clara identidad gráfica, tienen un desempeño 400 por ciento mejor que las que no.

Para muchos, el país está muy alejado de tomar el diseño como una fuerza auténticamente operativa en los negocios. Las grandes corporaciones conocen la importancia de una buena identidad gráfica, pero las pequeñas empresas  – principal unidad de la economía mexicana – están dando sus primeros pasos en esta revaluación del diseño.

Palau asevera que no solo se trata de ver al diseñador como la persona que va a “poner el moño” en el producto o que va a hacer el logotipo de un negocio, sino de crear una identidad (lo que soy) que pueda ser diferenciada ante los demás.

“Uno de los gravísimos problemas que tiene México en este sentido es que a las empresas les cuesta mucho trabajo definir quiénes son porque productos de tantas crisis se han transformado en muchas cosas. Todos quieren hacer todo y no saben cuáles son los elementos que los definen, no saben qué comunicar”.

Precisamente, dice el entrevistado, el papel del diseño en cuanto a la identidad de una empresa es definir, de entre tus posibilidades, cuál o cuáles son los aspectos que debes comunicar y en cómo expresarlos de la manera más adecuada.

Cuando tu empresa no está presente para ser disfrutada directamente –difícilmente tendrás a todos tus clientes diariamente en tus instalaciones-, la proyección de tu identidad es todo. Quiere decir todos los puntos de contacto con la gente. Por ejemplo en lo digital quiere decir tu página web y tu presencia en redes; en publicidad tus campañas de anuncios espectaculares o en radio; en lo externo, cómo es la fachada o marquesina de tu negocio, cómo es la folletería que se reparte en la calle. Ahí el diseño se vuelve el embajador de tu negocio.

“Si todas tus piezas de comunicación son coherentes, el diseño te ayuda a construir tu estructura.  Por ejemplo, el color de tu coche no es algo que disfrutes desde el interior del vehículo, sin embargo, es una parte fundamental de tu elección de automóvil porque te proyecta a los demás”.

Así, el diseño te ayuda a clarificar quién eres y a proyectar esa identidad a públicos claves como tus clientes, proveedores y hasta colaboradores.