Get Social With Us
Fiebre Creativa | El cerebro compra por impulso
21860
post-template-default,single,single-post,postid-21860,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El cerebro compra por impulso

¿Qué es mejor ser Microsoft o Apple?

¿Qué es mejor ser Microsoft o Apple? La primera está considerada una marca funcional; la segunda, emocional. “Una respuesta técnica” —sostiene David Falzani, profesor visitante en Nottingham University Business School— “puede ser que si el mercado se halla saturado con productos que tienen casi idéntica funcionalidad la competencia estará basada en el precio, con lo que (al menos en un mercado eficiente) los beneficios se reducen a cerca de cero. Una forma de evitarlo es utilizar valores emocionales. Lo que permitirá diferenciar los artículos y, a su vez, mayores precios e ingresos”.

Desde luego lo emocional ayuda a vender, pero también revela, de forma sorprendente, su importancia en cómo tomamos las decisiones. En su libroThinking, Fast and Slow (Pensar rápido, pensar despacio) Daniel Kahneman, premio Nobel de Economía en 2002, relata los dos sistemas que, conviviendo, activan la mente humana y guían su forma de pensar y tomar decisiones. El primero es rápido, intuitivo, asociativo y no puede ser desconectado. El otro resulta lento, deliberativo y lógico. Ambos mecanismos trabajan a la par y cabría pensar que es el sistema lógico el encargado de las decisiones. Un error. Es el rápido e intuitivo quien lo hace. Un cerebro compra por impulso.