Get Social With Us
Cómo las marcas han comenzado a leer las emociones de los consumidores | Fiebre Creativa
21839
post-template-default,single,single-post,postid-21839,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cómo las marcas han comenzado a leer las emociones de los consumidores

En el mercado en el que se mueven ahora las marcas, los elementos que necesitan estudiar y que tienen que desglosar sobre cómo son los consumidores han cambiado. Las cuestiones que se han convertido en claves, las que pueden servir para entender qué es lo que necesitan, quieren o piensan los consumidores son distintas. Las marcas están teniendo que aprender a jugar con nuevas variables y a comprender nuevos elementos que no son los mismos que marcaban sus estrategias antes. Ahora, las marcas tienen que estudiar cosas que antes se les escapaban y una de ellas son las emociones de los consumidores.

Las empresas han entrado en un nuevo sistema de relaciones, en una nueva dinámica. Los consumidores esperan sentir a las marcas mucho más cercanas y mucho más próximas y no quieren ser simplemente abordados con los reclamos de siempre y con los clásicos mensajes que señalan que un producto es mejor que otro. Los consumidores desean ser seducidos a través de los sentimientos. Las compañías tienen que establecer relaciones muy próximas y tienen que saber jugar con las emociones. Necesitan establecer relaciones emocionales con sus potenciales clientes. Pero las emociones son un terreno muy subjetivo y en el que es muy complicado averiguar si lo que se está haciendo está (o no) funcionando.

Por ello, las compañías se enfrentan a un nuevo problema (o añaden una capa de problemas a una cuestión que estaban teniendo que afrontar). No solo tienen que jugar con un lenguaje que es mucho más difícil de entender y procesar del que estaban empleando hasta ahora sino que además tienen que descubrir cómo comprender si lo que están haciendo lo están haciendo bien. Las empresas tienen que empezar a leer en las emociones de los consumidores y eso no es en absoluto sencillo. ¿Cómo se puede medir algo que es tan variable y tan poco tangible?

Como apuntan en un análisis de The Drum, hasta ahora percibir los sentimientos de los consumidores y entender lo que las personas estaban sintiendo ante algo era, sobre todo, una cuestión de intuición. Existen personas especialmente empáticas que son capaces de leer lo que los demás están sintiendo. Pero eso no es suficiente cuando se intenta establecer una estrategia de marca asociada a lo que los mensajes que se lanzan están haciendo en las emociones de los consumidores.