Get Social With Us
Fiebre Creativa | Branding emocional
21864
post-template-default,single,single-post,postid-21864,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Branding emocional

El emotional branding, o el branding emocional, ya no es, en realidad, una cuestión exótica y poco habitual. Las marcas son cada vez más eficientes a la hora de acercarse a las cuestiones de sentimientos. Muchas son las marcas que, como explica una experta en el terreno en un artículo en Forbes, han empezado a apuntar al corazón de los consumidores y no a su cartera. Pongamos por caso uno de los ejemplos que maneja: Virgin America, la aerolínea estadounidense, ha conseguido seducir a los consumidores gracias a interiores más lujosos que los de su competencia y a la reducción de la huella de carbono de sus vuelos pero, sobre todo, han conseguido seducirlos gracias al hecho de que han creado una experiencia que sus consumidores empiezan a considerar inolvidable y a la que se sienten ligados a un nivel emocional.

Crear marcas que tienen un atractivo emocional parece algo complejo y complicado pero lo cierto es que solo tiene la complejidad de tener que aprender o interiorizar, por así decirlo, un nuevo lenguaje o unas nuevas características básicas que hay que cumplir. Así, es necesario establecer estrategias a largo plazo (priorizando la buena relación con los consumidores antes que los precios bajos y las ventas), hay que dotar a la marca de valores emocionales y hay que emplearla para determinar a qué se quiere llegar. Y sobre todo no hay que ser simple a la hora de entender qué se hace. No solo se venden vuelos, no solo se distribuye queso. Se ofrece algo que va mucho más de lo evidente.

Y, además, nunca hay que perder de vista las emociones y los sentimientos y nunca se debe olvidar, por tanto, que al otro lado lo que se haga estará afectando a la parte más subjetiva de una persona. Si los expertos recomiendan a las personas tomarse en todo momento su temperatura emocional para entender por qué están haciendo lo que están haciendo y por qué están tomando las decisiones que están tomando, lo cierto es que las marcas deberían hacer otro tanto para entender qué deben decir en cada momento.